De nuevo esperando

Ayer terminé contrato en mi primer cole de este año.

Tras más de tres horas de guagua me vine al sur a casa de una amiga, a esperar el siguiente nombramiento.

Estoy tan agotada que apenas puedo escribir. Este contrato, y todo lo que ha acarreado me ha dejado emocionalmente agotada.

¡Qué bien vivimos los maestros!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)