Qué difícil es ser fashion

Desde que leo los blogs de la gente fashion (ver links a la derecha), tengo tres obsesiones:



- Asos (http://www.asos.com/).

- Adelgazar (no hace falta mucho para que me den ganas, lo reconozco).

- Ordenar mi armario.


En Asos he visto los cinturones que siempre quise tener y nunca encontré en las tiendas, aunque he de decir que aún no la tengo muy explorada. El de la foto cuesta 22 libras, pero aún no he investigado si el cambio al euro compensa o no. Lo mismo en la carta a los Reyes Magos de este año incluyo cosas de Asos. Agradecería si algún lector o lectora sabe la equivalencia de las tallas a las españolas me las dijera (claro que sería una orientación, porque usamos diferentes tallas según la tienda, ¡unificación de tallas ya!).


Lo de adelgazar me viene después de la tercera gastroenteritis desde que estoy en Huelva. La verdad es que los fritos (el aceite en general) me sienta como un tiro al estómago. Soy capaz de cenar una enchilada explosiva en el mexicano y acostarme tan pancha, pero como me tome unos chocos fritos esa noche no duermo, y al día siguiente no como. Y mi madre es de la culura del aceite, la verdad, así que o me sientan mal algunas comidas o pongo kilos con las patatas y las croquetas (Exquisitas, nadie lo niega). Empecé el martes y ya llevo medio kilo menos. Viva!


Lo de ordenar el armario, además de ser una necesidad perentoria, viene de que veo las revistas de moda y pienso - ¿No tenía yo uno parecido?, ¿Dónde andará metido?-. Así que manos a la obra desde ayer. Ya he ordenado la parte armario-armario (aunque aún tengo que clasificar camisas de manga larga con camisas de manga larga y tal). He contado 8 vaqueros que me ponga y al menos otros tantos que no me pongo porque se me han quedado horteras en cosa de un año (esto de los pitillos sabía yo que no iba a traer nada bueno).


Ya tengo medio enfilado el cajón de calcetines y medias (no recordaba mis leggins dorados), y le temo al momento en que tenga que ponerme con el de la ropa interior, porque casi cada vez que voy de compras vuelvo con unas bragas, un culotte o un tanga (O con dos, o con tres...). Por lo bajini calculo que puedo tener entre 40 y 50... pero miedo me da enfrentarme a ese cajón.


A ver en qué queda esto.


Por cierto, Canarias podía estirarse y llamarme ya para algo buenecito, que llevo un mes que no pego ojo.

Comentarios

  1. pues te pasa como a mi, que vas a comprar un pantalón y vienes con 3 o 4 cosas menos el pantalón...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, y normalmente o es un libro o unos zapatos... o unas bragas, claro.

    ResponderEliminar
  3. nena hay una opcion arriba a la derecha para cambiar a euros. El tallaje aproximado es de :

    10-38
    12-40
    14-42
    16-44...

    esto es aproximado claro, al menos asi es en el dorothi perkins y en el H&M, donde yo me compro cosillas gracias a que las inglesas son culonas ^_^

    En fin nena que te llamen pronto, un besito!!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no me inspiro en el H&M del centro de Sevilla, ¿eh? Todo tan mal colocado...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal