La croqueta insolente

Anoche cené por ahí, unas tapitas; y como la mayoría eran frituras desde entonces arrastro un hermoso dolor de estómago.

No he desayunado, aunque el ritmo de comidas en mi casa ha seguido igual que todos los días. Estaba yo quejándome a mi madre de lo malita que estaba (sufrir en silencio es absurdo) cuando ella, impasible a mis quejas, saca la masa de las croquetas que había puesto a enfriar en el frigorífico.

- Argh, comida- Musité yo, y me fui compungida.

Pero la masa de las croquetas me oyó y las croquetitas estuvieron el resto del tiempo riéndose de mi. Cada vez que mi madre hacía una croquetita ésta se partía de risa gritando que por fin habían vencido al Monstruo de las croquetas.

Así que, dos pastillas de primperán y media botella de powerade más tarde, cuando bajé a intentar comerme la sopa con fideítos, ví a esas tres croquetas. Una de ellas, panza arriba, dorada y redondita, se secaba las lágrimas de la risa: ¡No me comes! ¡No me puedes comer!¡Pringadaaaa!

Oye, y me sentó tan mal, que a la segunda pasada me comí la croqueta insolente, de un bocado, masicando furiosamente. Pero las dos croquetas que quedaban en el plato tenían cara de chivatas resentidas, así que decidí que era mejor no dejar testigos y me las comí.

Estoy intentando burlar la venganza con omeprazol, y por ahora me funciona.

Moraleja: Nunca te metas con tu enemigo, por mucho que lo veas debilitado.

Comentarios

  1. Era una cuestión personal. No debieron pincharte y reírse de tu enfermedad. Hiciste lo que debías. La cuestión es ¿estaban buenas? ¿quieres que me encargue de alguna de ellas? Por un módico precio te las liquido, primperan mediante.

    ResponderEliminar
  2. yo con la eterna dieta, toda la comida me vacila... aveces con mirarla de mala gana, como si estuviese de aspecto asquerosa le jode mas... aunque lo mejor es comersela!!!! yo hago causa contigo, la proxima vez llamame!!! xD besitos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Aahhh, no, o bien sois unos aprovechados, o bien sois miembros de la resistencia croquetil.

    El monstruo de las croquetas no se dejará pisar terreno tan fácilmente. Mi cabeza sale cara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)