Lentejas para comer

Mi madre tuvo que salir y a mí me tocaba darle de comer a los dos chicos (8 y 9 años).

Mi madre, que es muy previsora y no se fía de mí, me había dejado todo listo: las lentejas para echarlas en el plato, y las croquetas (MMmmmmmmm!!!!) listas para la sartén.

Traigo al niño del colegio y le pongo el plato delante mientras me traen a la chica.

Cuando mi nena viene y se sienta a la mesa, su primo le dice:

- Tengo una noticia buena y una mala. La mala es que hay lentejas. La buena es que la tita le echa más caldito que la yaya.

- Bieeeennnnn!!!- responde la otra, entre palmas.


Inaudito. Un dedo de caldito no provocaba tanto entusiasmo desde que cerraron Auswitch.

Comentarios

  1. Un dedo de caldito no provocaba tanto entusiasmo desde que cerraron Auswitch. Como te pasas xDDDD Las lentejas, yo no sé lo que tienen, pero son como Nietzsche o las amas o las odias, no hay prácticamente término medio. A mi novia, por ejemplo, no le han gustado nunca. Desde que fui a Italia y se las hice my way come lentejas todas las semanas un par de veces (se las hace para dos días) "Es que es lo único de cuchareo que puedo hacer" me dice por teléfono. Pero yo lo sé, le he descubierto un nuevo mundo en el fondo del plato

    ResponderEliminar
  2. Pues el día que hable de las habichuelas...

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJAJAJAJAJJAJA MENUDO DESCUBRIMIENTO ESTE BLOG!!! CIELOS SANTOS QUE PANZÁ DE REIR ME ESTOY METIENDO. No había leido nada tan bueno desde hace mucho mucho tiempo!!!!!!!! jajaja eres mejor que Woody Allen!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)