Creciendo

Esta tarde, mi sobrina de dos meses me ha dicho lo que pensaba de mí mientras la tenía en brazos.

Y luego, cuando le he dicho que era una cochina, que qué peste, que ahora había que cambiarla de nuevo, la muy guasona, me ha sonreído.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)