Mi torero tiene gafas...


Cada vez más gente está en contra de las corridas de toros. Sin embargo, el consumo de carne sigue igual. Oye, qué curioso.
A mí me gustan los toros, así que cuando puedo aprovecho Las Colombinas y me planto en la plaza.
Este año he tenido muchísima suerte, y he ido a dos corridas.
La primera, la del día 3, el día grande de las fiestas Colombinas, fue un puro bodrio en lo que respecta al toreo. La ganadería, de Domeq, aportó unos toros de lo más flojos. Y el que más prometía, nada más salir, va y se parte un cuerno con el burladero. La plaza estaba hasta la bandera, no cabía un alfiler, literalmente. Fui con mi madre y la verdad es que nos reímos tela, porque eso era como ir al circo, con los toros dando la vuelta campana, los caballos por los suelos... Sólo se pidió una oreja en toda la tarde. Yo, que iba muy arregladita (porque a los toros no se va de cualquier forma), pensé que eso de pedir la oreja agitando la almohadilla, por muy blanca que fuera, no era de buen gusto, así que rebusqué a ciegas en el bolso a toda prisa buscando un kleenex. Encuentro uno al tacto y cuando empiezo a agitarlo mirando a la presidencia, me percato de mi error: estoy pidiendo la oreja agitando un salvaslip (plegable, plegado). Lo meto rápido en el bolso de nuevo y pido mi oreja dignamente con la almohadilla. Eso me pasa por llevar el bolso lleno de cosas como la mochila de Sport Billy.
Los diestros fueron Enrique Ponce (voluntarioso pero sin lucirse), El Cid, que le puso mucha voluntad, porque los toros no estaban por la labor, y Sebastián Castella que promete, aunque lo dicho. Los toros de pena.
La de ayer estuvo mucho mejor. Toreaban el jovencísimo Jose Mari Manzanares (Genial el chico, de pena su cuadrilla, que provocó las risas del público al intentar poner las banderillas como quien tira una jabalina), Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante.
Como los toros, más o menos, acompañaron, vimos un buen reparto de orejillas.
Los toreros arriesgando al máximo, aunque la mala suerte en el reparto de reses, desde mi punto de vista, perjudicó a Manzanares. Van a ser tres chicos a los que no debemos perder de vista.
Lo de los toros es gracioso. En la corrida de ayer, día 4, tenía detrás de mi unas cuantas polacas. De esas que vienen a recoger fresas y, de paso, se casan con el muchacho del pueblo para quedarse en el país que se está mejor que en el suyo (Aunque digo yo que lo mismo algo de amor también hay). Las polacas venían muy preparadas, con un abanico de lunares y todo. Pero el ambiente de circo romano y, que a los toros de verdad se les mata en la plaza, no debió de gustarles, por lo que pronto dejaron de soltar risas idiotas (A Dios gracias). No pidieron ninguna oreja, ni aplaudían cuando había que aplaudir.
Como decía el señor que se sentaba a mi derecha, qué niñas más saborías.
Cuando estaba en La Palma, un instituto de Secundaria editó un periódico para sacarse unos dinerillos. Recuerdo un artículo de un chico muy exaltado diciendo que los toros son un espectáculo de una minoría de personas, personas ancianas... En su momento dudé que este chico haya visto el albero de cerca. Las plazas de toros se llenan, y la media de edad de los que acudimos a la plaza es bastante más baja de lo que este nene decía en su artículo.
El día en que todos los que hablan a favor de la protección de los animales sean verdaderamente consecuentes con lo que opinan adiós McDonnalds, adiós industrias farmacéuticas, todos a comer verduritas... Nada de zapatos de piel, ni chamarretas para las motos...

Comentarios

  1. muy bueno lo del slava-slip xD esas cosas solo nos pasan a nosotras por tener el bolso de mery popins.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Lileth, qué arte tienes, si es que estás sembrá hija. Yo sólo queria saludarte porque hacia tiempo que no leia tu blog, que me gusta mucho y me río con tus cosas.
    Espero que te llamen pronto para trabajar. Yo de momento, me voy pa Almeria, rodeada de pimientos y tomates, a vivir también mi aventura.
    P.D. Me voy a comprar un portátil para no dejar de leerte. :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A estas alturas de mi vida no sé yo qué haría sin mi portátil.

    Lo que no sé es qué haré el curso próximo, a ver cómo me las arreglo para tener acceso a internet, que con la UNED se me hace imprescindible.

    Muchos besos y ánimo en tu aventura almeriense, Marpalo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno Lileth, se ve que lo de las toallitas y demás maravillas portuguesas es un fenomeno conocido a nivel nacional. Porque todavía recuerdo mi viaje de fin de estudios a Portugal (14 añitos tenia). Y todo el mundo comprando toallitas y sábanas, además de caracolas y no sé qué más abalorios que más feos no podían ser.:)
    Bueno guapa, que las vacaciones se van terminando y qué poquito nos queda!. Pero tengo que reconocer que lo tuyo tiene más mérito, porque te vas para las islitas.
    Espero seguir en contacto. Sigue descansando. Muchos besos.
    P.D. Estas invitada a la feria de Málaga que es la semana que viene.

    ResponderEliminar
  5. Yo también tendré que salir del armario más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
  6. Matar para comer y matar por el placer de ver morir ni es lo mismo no se escribe igual ni duele larecido

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal