Pisito de soltero


Mi amigo Eze ha triunfado y se ha comprado un pisito de soltero, esto es, con un sólo sueldo. Toda una hazaña hoy en día.


El pisito es un ático precioso que promete, a falta de ascensor, mantener la buena forma física del nuevo inquilino.


Lo de comprarse un pisito de soltero es curioso, porque es como un piso de estudiantes, pero para tí sólo. Por eso, no falta el sello de identidad: no hay jarrones, no hay cuadros... pero el alcohol, que no falte.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)