Noche de conciertos en el Luz de mar






Hevia y El sueño de morfeo acuaban anoche de gratis en la avenida de Andalucía. Gracias al periódico Huelva Información por desinformar, una vez más, acerca de los eventos culturales de la ciudad. Porque vamos, que en el periódico de ayer no se avise de un concierto así... es que vamos, clama al cielo. De paso tirón de orejas al ayuntamiento: queremos carteles, que si no, no nos enteramos de nada.










Yo, como le tengo mucha tirria a la novia del Alfonsito, me fui al Luz de mar a ver el concierto de Eze y su grupo.












Nada más llegar, vemos a Sole muy apurada al teléfono, escribiendo como si fueran los últimos 10 minutos de un examen de oposición. Escribe que te escribe.



Nosotros saludamos a los presentes; formamos parte del grupo de incondicionales que siguen a los impresentables Fragel funk por toda la geografía costera. El nombre del grupo no es tan malo, una vez que te acostumbras a ello.



Sole vuelve y nos enteramos que es que el vocalista del grupo, Eze, no se sabe las letras de las canciones, y tampoco se las ha traído, de ahí que Sole esté la pobre escribiéndolas para que las canciones sean cantadas y no tarareadas.



Mientras empiezan a tocar y no, pedimos unos mojitos, cargaditos de hierbabuena. Yo el ron ni lo olí, yo creo que ni me echaron. La conversación gira en torno a las novedades. Después de casi un año sin vernos por mi experiencia palmera hay mucho que contar. Me da por reirme; noto a mucha gente cambiadísima. A otra gente la noto exactamente igual. Lo bueno permanece.



¿Por qué no empieza el concierto? Porque parte del grupo se ha ido a cenar... Tiene tela. Y nos volvemos a reir. Eze aprovecha para repasar las letras.


Y por fin empieza el concierto. Ro corea todas las canciones, porque para eso es la fan number one del grupo. Se merece una camiseta, gente.


El Luz de mar está a tope. Una niña de unos 3 años, vestida de blanco y turquesa baila con un estilazo que ya lo hubiera querido para sí Paula Abdul.


Al rato llegó un grupo de gente. Cuarentones actuando como quinceañeros, y con mal aguante de mojitos. Dos cuarentonas haciendo peticiones al grupo como si estuvieran en la boda de su vecina, bailando éxitos del verano con la orquesta del restaurante. Si es que no se os puede sacar de casa, por catetas.


Y de pronto aparece, oh visión, la pitufina de los bosques (mi novio es único bautizando a la gente). La pitufina de los bosques se quita los zapatos del mary paz para bailar mejor, y luce su vestido floreado como nadie, haciéndose notar, con un estilo entre provocador y porque yo lo valgo que, con su generoso escote, y sus rizos rubios cautivaron al hermano del batera, que estuvo pendiente toda la noche de los movimientos y las posturas forzadas de la niña. La niña que no sabe sentarse.


Las llevaba blancas y con un salvaslip que se le iba a un lado, suponemos que consecuencia de tanto bote. Y es que a la pitufina de los bosques no le enseñaron que las chicas, sobre todo si llevamos faldita, nos sentamos con las piernecitas juntitas.

Si la chica de la foto, la pitufina de los bosques, se reconoce, que sepa que nos quedamos con la intriga de si triunfaste con el señor canoso con el que te vimos tonteando o no. Así que rogamos nos dejen el relato detallado del desenlace en los comentarios.

Por lo demás, una noche agradable, que creo que repetiremos allá por el día 16...


Comentarios

  1. Joer! Todo eso pasó en el concierto? Bueno, hay que repetir el lunes 16 en el chiringuito LA ARENA (El Rompido). Eze promete llevarse las letras, pero seguro que alguna otra cosa le pasa... y para verlo hay que estar allí.

    Fdo. El pone los cuennis al anteriormente citado.

    ResponderEliminar
  2. ¿La novia del Alfonsito? ¿Quién es ese? Juajuajuas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal