Julio

Julio es el mes del calor, de las vacaciones y de los Sanfermines.

Mi tradición de levantarme temprano en julio para ver los encierros comenzó allá por el instituto. Me pongo el despertador, me veo el previo y el encierro y alas 8 y cuarto me vuelvo a dormir, feliz de la vida.

Ya me sé el recorrido, el carácter de los toros de tal o cual ganadería, y qué debe tener una carrera para que sea lucida y bonita. También me conozco algunos corredores, porque me lo ponen fácil corriendo siempre en la misma zona y con la misma ropa.

El carácter de los toros se empieza a ver ya en la cuesta de Santo Domingo. Si los toros cabecean a su izquierda, malo. Si además es domingo y ha llovido, malísimo.

En mi casa toman a risa mi costumbre, y sobre todo causa asombro que sea capaz de, ya que estamos en verano y de vacaciones, volver a dormirme rápidamente. Pero ya lo he tomado por una de mis tradiciones y la verdad es que lo disfruto.

Este año, volveré a estar pendiente desde poco antes de las 8. Pero no sé por qué cadena lo veré, supongo que zapearé para poder ver con 4 la entrada a la plaza.

Comentarios

  1. Bueno, esto de las guerras entre televisiones nos tienen frito. Pero bueno, tu sigue asi, pero podrias redondear la mañana bajandote a comprar churros al Patron, y asi les das a tus papis un buen desayuno, y madrugas, que se aprovecha el dia. Yo veo los sanfermines cuando salgo de noche, dandole el cambio de la planta a los compañeros. Lo que mas me gusta de los toros (incluyo los san fermines) es cuando pillan al torero o al mozo. Bueno, y el encierro ese que han hecho hoy un monton de guiris enseñando las peras. Asi deberian ser siempre los sanfermines!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo las peras sólo las enseño en la intimidad... Y tomando el sol, claro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)