La lógica del autismo

A veces me paro a pensar que las personas autistas no tienen ningún problema. El problema lo tengo yo, que me complico la vida innnecesariamente.

El otro día, en una clase de 2º de Primaria (7 años), "C" (preciosa pelirroja de nariz pecosa y rasgos autistas), tocaba palmas frenéticamente mientras yo intento dar clase. Curiosamente, C da palmas porque imita a J, su gran amigo, también autista.

Como aún no domino del todo aquello de la ubicuidad opto por intentar razonar con C para que deje de dar palmas (ya renuncié hace tiempo a razonar con J, al que me limito a agarrar pacientemente).

Yo : - C, cariño, no des palmitas.
C : - Es que las da él. Y señala a J insistentemente.
Yo: ¿ y por que las dé él las tienes que dar tú?
C: Sí.


Me quedé sin palabras; ¿qué se responde a eso?.

Comentarios

  1. Francamente ante alguna situación complicada, uno no sabe cómo responder ante los chiquillos...te dejan de piedra y sin palabras...así es...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)