Calima



Por lo visto es polvo en suspensión. Viene del desierto y pone el cielo amarillento y con aspecto de niebla.


Si no fuera porque me da una alergia terrible, que me cierra los bronquios y me impide respirar, hasta me gustaría. Además del polvo, la calima reduce la humedad en el ambiente muchísimo, dicen que hasta el 18% aproximadamente, asi que ojos, nariz y garganta se te quedan como pergamino. Una maravilla.


La calima de estos días ha sido verdaderamente impresionante (o a mi me lo parece). Cuando salí a la calle el sábado ni siquiera se distinguían las montañas más cercanas. Es la calima más fuerte desde que llegué aquí hace 4 meses. La que vi antes se parecía más a la humedad o a la niebla que no es lo suficientemente espesa.
El tiempo ha dado lluvia para mañana, y la verdad es que vendría estupendamente. Primero porque me encanta que llueva y me subiría el ánimo un montón (que falta me hace estos días) y segundo porque de tanto polvo vamos a quedar enterrados. Por otro lado... un poco rollo, porque tengo que lavar ropa y a ver cómo se seca si se pone a llover. Estos días es que no he lavado, porque me daba un poco de grima tender la ropa limpia y exponerla al ambiente cargado de polvo.

Comentarios

  1. "Calima" es una bonita palabra y también un hermoso fenómeno. Le brinda un toque mágico a los paisajes naturales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)