La escala de grises y mis niños de apoyo

A veces me da toda la sensación que hay gente que confunde la suerte (buena o mala) con Dios. Cuando naces en una familia acomodada en vez de en una favela brasileña es que Dios lo quiso así, no es que hayas tenido una suerte de narices (porque tal y como es la estadística, eso es tener suerte). Y mira que de ese punto de partida dependen cosas, más de lo que parece a simple vista.
Sin ir más lejos, lo veo en mis alumnitos y alumnitas a diario. Y no sólo hablo de familias desestructuradas, o familias estables, sino que veo cómo el carácter de los padres, la forma de relacionarse con los hijos, a cargo de quién están los pequeños... son determinantes en el rendimiento escolar, en el desarrollo psicológico... en todo el futuro de la persona. Así que si estás leyendo esto y tu vida no es una mierda te levantas de delante del ordenador y le das un besito a papá y mamá, porque lo hicieron estupendamente.
Tengo a una niña preciosa de 7 años a la que comencé ayudando con lectura y cálculo. Tiene 7 años y una madre que opina que la niña es la monda. También tiene una hermana mayor. La madre no tiene pareja y trabaja durante una jornada laboral, al parecer, muy dilatada, así que la hermana adolescente hace de niñera; aparca a la niña a su lado, y le "ayuda" con poca o nula paciencia a hacer los deberes. A mi preciosa niña rubia no le leen cuentos, ni le ponen programas infantiles, y seguro que no la llevaban en el carrito de paseo diciéndole: mira, un perrito, mira, un gatito. Así que fíjate, no nació en una favela, pero lo tiene cuesta arriba igualmente.
Ahora, mi rubita tiene dificultades más que serias para comprender lo que lee porque, además de sus problemas de razonamiento, de pensamiento lógico y de poca o nula iniciativa (encima la nena es un pelín vaga) no tiene ni idea de lo que significan la mitad de las palabras. Así que si para nosotros sería improbable entender un texto si no conocemos su vocabulario, hagámonos una idea de los problemas que tiene la niña.
Yo la apoyo dos horas a la semana. Me la llevo a un aula aparte (y mientras atiendo a unos niños de 3º mientras hacen matemáticas) ella y yo leemos, relacionamos el texto con los dibujos y obtengo respuestas tan llamativas que apoyan mi teoría de la poca o nula estimulación de la pequeña con:
- ¿Los cisnes?, son como arcoiris...
- ¿Qué es un bastón?
- Imaginar es... cuando miras a lo lejos (poético, pero equivocado)
La niña tampoco sabía qué son los indios (esos de las plumas que llevaban la cara pintada), y mucho menos que las rosas son unas flores preciosas que tienen espinas. Así que cuando encima las poesías de su libro de 2º tienen metáforas la pobre se me hace un lío y de ahí no la saco ni a empujones.
Ahora voy a introducir modificaciones en mi intervención con la niña. Seguiré con las lecturas, los diálogos y las fichas de léxico, pero además voy a usar el material de flashcards de francés que tengo de los mayores para usarlos como bits de inteligencia para estimular y ampliar el vocabulario de la niña.
Deseadme suerte.
Ahora veamos el otro caso. Mi otro niño es un mulato que romperá corazones en pocos años. Nacido en Cali. Sí, donde los tiros, los asesinatos... Hace poco llegó a España y está teniendo un progreso envidiable, en parte porque el niño se esfuerza cosa mala. Su abuela, que se ha hecho cargo de la mayor parte de la educación del niño le enseñó a leer y escribir (aunque con carencias) y le ha dado un poco de culturilla (cuentos, fábulas y el gusto por aprender). El niño ha estado criado en la calle y, pese a que le cuesta adaptarse, si sigue así tendrá una buena educación y muchas puertas abiertas.
Es una pena que luego, cuando nos convertimos en personas de "provecho" nos demos de bruces con el paro, las falsas entrevistas de trabajo...

Comentarios

  1. Lileth, sigo tu blog y me gusta mucho lo que escribes. Me pareces una persona muy especial y que sacas partido allí donde vas. Queria contactar contigo personalmente para que me orientaras un poco, pues pretendo presentarme en Canarias a las oposiciones y no sé cómo está alli la situación para los que vamos de fuera. Te dejo mi correo y si puedes me escribes. Un saludo y sigue así de linda. jesuss_58@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal