La barrera del idioma

Desde que me vine a vivir aqui, he vivido muchas situaciones en las que me he encontrado problemas, bien para entender a la gente o bien para hacerme entender.

Como esa vez que en mi perfecto andaluz le dije a mis chicos de sexto:

- Shiquillo!!!! Éshame cuenta! - Mientras señalaba los verbos auxiliares franceses en la pizarra.

El chaval pasaba de mí como de comer mierda mientras, encima, seguía la conversación con el de al lado, mientras me miraba de reojo.

Al fin un día, en esa misma clase, un chavalote se anima a preguntarme:

- Pero maestra, ¿qué significa "échame cuenta"?

Y yo alucinada, respondo:

- ¿Pos qué va a sé, shiquillo? ¡que me prestes atención!

Vamos, que los críos pensaban que alguien me debía dinero y yo pedía "echar las cuentas". Tiene tela.

Pero nada, como decía, pese a todos los problemas de entendimiento que me he encontrado, nunca me he sentido peor que el día que se me antojaron unos roscos.

Estaba haciendo una compra grande en el Spar para que me la llevasen a casa, pero los roscos no aparecían. Así que le pregunté a una de las chicas.

- Oiga, disculpe, estoy buscando los roscos.
- Sí, por aquí- Aquí es que la gente es tela de amable, y te llevan hasta el mismo sitio, para que no te pierdas. Lo mismo es costumbre por tanto alemán que hay.

- No, no, roscos de vino no, roscos de pan.
- Por aquí- Y me planta delante de unos roscos aceitosos y con azúcar por encima.
- No, mira, yo estoy buscando roscos, picos, no sé cómo se llaman aquí. Está la regañá, están los roscos, ¿me entiendes?- La chica me pone cara de haba.
- ¿Picatostes?
-No, pan para la sopa no, yo busco colines, roscos, picos... (me quedo sin sinónimos). Se hace como el pan, pero son duros...

Total, que después de prometerme que eso allí no se llama así, que se llama de una forma que no recuerda, los encontramos (poca variedad, poco apetitosos) y en la bolsa pone:

Roscos Spar
Colines

Y yo... yo tuve ganas de coger la bolsa y hacérsela comer enterita.

Comentarios

  1. Hola Lilet soy marpalo. Me he reido mucho con tus aventuras linguísticas. Sobre todo con lo de los rosquitos,piquitos y demás. Yo conozco bien las regañás de tu tierra, porque tengo una amiga de allí y las he comido bastante.
    Cuídate mucho esa garganta y muchos ánimos guapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal