El mal del Godo

Cuando comentaba con mi primo, antes de venirme, el hecho inevitable de que algún día cogería un avión, me previno:
- A ver si te va a dar el mal del Godo.
El mal del Godo, por lo visto, es cuando un peninsular viene a las islas y se agobia de estar rodeado de agua.
- Ahí, por lo visto, nos llaman godos- apuntó mi primo.
Y yo en su momento pensé que eso es como si te llaman payo, o cualquier otra forma de llamarnos.
Pero no. Que te llamen godo no es bueno. Pues ayer conocí a una goda (aunque ya sabía lo que significaba la palabrita).
Llegé a casa a eso de las ocho y media de la tarde, después de un largo día fuera por un curso del CEP y, antes de que pudiera quitarme el chaquetón (sí, aquí también bajan las temperaturas si no estás al borde del mar) me tocan a la puerta. Abro, puesto que no tengo mirilla, pensando que es el vecino, pero no, es una chica más o menos de mi edad, con unos pendientes tan grandes que amenazaban con desgarrarle las orejas. Es entonces cuando veo a una goda personificada. Venía a mi apartamento con la esperanza de sentirse menos sola al haber encontrado otra andaluza en la zona, pero en la conversación (que he de decir que acapara ella y sólo ella) suelta varias perlas, a saber:
- Yo en cuanto pueda me vuelvo a España.
- Es que esto es tercermundista.
- Porque aquí te mueres del asco.
- Aquí no hay de "ná", ni una tienda decente.
- ¿Y has escuchando el acento? qué agobio de gente.
- Aquí la gente es muy rara, y muy falsa.
Y bla bla bla bla. Una hora y pico de esa conversación donde me propuso compartir piso, a lo que yo contesté que mejor sola, gracias, me dijo 6 veces (las conté), que su novio es futbolista (pues el mío enfermero, y qué) y un montón de cosas de las cuales un porcentaje muy muy alto era comentarios despectivos al entorno.
Vamos, una goda.
Afortunadamente, yo soy peninsular. Y no sólo porque la gente, evidentemente, te acoje mejor, sino porque además así se vive más feliz, que es de lo que se trata.

Comentarios

  1. Hola lileth,lo primero darte la enhorabuena por tu aventura canaria y lo segundo dártela por el blog, me encanta este comentario del mal del Godo, pero no creas gente así la hay en muchos sitios, yo soy de los que piensasn que teniendo un trabajo que te guste se está bien en cualquier sitio. Un abrazo muy fuerte.Pedro

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Lileth, te conozco de maestros25 y por tu blog. Yo soy marpalo, la verdad es que te considero una chica muy valiente por haberte decidido a emprender esa aventura tú sola, además me gusta mucho cómo escribes. Ya ves, yo estoy en la bolsa de Andalucía, me van a llamar de un momento a otro y estoy hecha un flan.
    Saludos. Marpalo

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Lileth, te conozco de maestros25 y por tu blog. Yo soy marpalo, la verdad es que te considero una chica muy valiente por haberte decidido a emprender esa aventura tú sola, además me gusta mucho cómo escribes. Ya ves, yo estoy en la bolsa de Andalucía, me van a llamar de un momento a otro y estoy hecha un flan.
    Saludos. Marpalo

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias, la verdad es que una vez aqui es fácil seguir siendo valiente, porque esto es el paraíso, y lo mejor, la gente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal