Diciembre

Mira que he hecho cosas a destiempo en esta vida, como aquella vez que me bañé en Semana Santa con los compañeros del instituto y me tiré toda la semana resfriada. Como aquella vez que en mayo Vanesa y yo nos quisimos poner morenas y nos pusimos a tomar el sol en su azotea, y luego para refrescarnos nos tumbábamos en el portal, tendidas en el suelo (otro resfriado realmente interesante). Como cuando era pequeñita en Madrid y me apeteció un helado en pleno mes de diciembre.
Ayer, día uno de diciembre, hice algo realmente extraño: me compré un bikini. Entraba en las tiendas preguntando y nadie me miraba raro. Interesante, lo mismo no es raro que pidan un bikini en pleno diciembre. Me compré un bikini y luego un bronceador (de marca, aprovechando que aquí es más barato).
Y es que aprovechando la tesitura me marcho en el puente a La Gomera con compis del cole. Subiré a la montaña, bajaré a la playa... Y volveré cansadísima, seguro. Espero que sea verdad lo que me cuentan y poder tomar el sol y volver a casa en navidad con un poco de mejor color del que me fui.

Comentarios

  1. ¿No está prohibido ponerse moreno en invierno?

    ¡Es ir contracorriente!

    ResponderEliminar
  2. Después de una tarde aburrida de lluvia, he llegado aquí por casualidad y se me ha alegrado un poco esto. Será por la envidia del solete canario? No se, pero aquí en el norte nos están saliendo branquias! Un saludo de otro maestro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal