No sé por qué le llaman Los Llanos, si aquí no hay sitios llanos.

Aquí no te puedes perder, casi todo es cuesta arriba o cuesta abajo. Y es precioso. En las montañas del al lado suele haber casi siempre unas nubes enganchadas a las cumbres que te dan la impresión de que son tan tangibles como el algodón de desmaquillar.

La temperatura es constante casi todo el día, en torno a los 24-25 grados. Pero la gente de aquí considera que "empieza a hacer fresco" y nos mandan a los niños al cole con leotardos y pantalones de pana. Una hoy me ha venido con un plumas sin mangas y un gorro; yo la miraba y creía que me daba algo, lo juro.

Las compis del trabajo me han prometido que, por enero o febrero, lo mismo bajamos de los 15 grados.

Qué raro es esto de vivir en una zona subtropical...

Comentarios

  1. ¿Y no crees que echarás de menos el invierno verdadero? A mí es una estación que me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)