La lógica infantil

Entre otras funciones, tengo algunas horas en el colegio en las que saco de clase a niños que vayan un poco más atrasados en alguna materia y les doy lo que se denomina "apoyo". Suelo tener entre 2 y 6 niños, normalmente.

Esta mañana estaba con cuatro niñas de 4º de primaria en el aula 18, donde doy los apoyos. Una de mis niñas reía tontamente, a ratos se quedaba pensativa...

Yo: ¿qué te pasa hoy C, que te noto pensativa?
J: ¡Que está enamorada, maestra!

(risas)

A: Pues mi prima también está enamorada, pero de su amiga Rosa, y salen juntas, se dan besos y todo, que la gente lo dice.

(silencio)

Yo: ¿Y qué? Somos personas, la gente está para quererse y ser felices, hombres, mujeres, da igual, ¿qué tiene de malo? Es natural quererse y enamorarse de otra persona. Venga, a lo nuestro, que tenemos que terminar esto.

Mis cuatro alumnas trabajan en silencio en su texto del dragón que echaba llamaradas por la boca hasta que una de ellas, con mucho tino, y que había seguido rumiando el tema mientras que el dragón alejaba la niebla del bosque, tiene a bien comentar:

J: Claro, A, lo malo sería que tu prima se hubiera enamorado del perro.

Ahí es cuando yo empecé a reirme hasta que se me saltaron las lágrimas. La suerte es que nadie más que yo cogió el chiste.

Comentarios

  1. Ay, estas niñas... Qué rápido espabilan.

    ResponderEliminar
  2. Ole esas maestras con buena mano!!. Si es que los niños ven las cosas más claras que los adultos. Con sólo explicarles por donde va el asunto ya lo pillan al vuelo. Eso sí, hay que tener una buena indicadora de sendas, no sea que eso de querer a las personas se transmita al tema canino, y más de un padre se encuentre al entrar en el cuarto de su hija como Rikki Martin cuando salió del supuesto armario :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)