El otro lado


Ayer estuve en una reunión en el CEP de Los Llanos de coordinación de profes de francés. Tuvimos una sesión acerca de cómo motivar al alumnado con actividades originales y creativas. El seminario en cuestión estuvo impartido por la señorita Marie Palomino, una chica très sympa que, fíjate cómo son las cosas, es la autora del libro de texto que estoy usando con mis alumnos (aunque esté teniendo que pasar un poco del mismo, porque mis alumnos de nivel tienen cero patatero).
Hoy estaba dándole vueltas a lo de ayer mientras veía los esfuerzos del rubito de la tercera fila por copiar en el examen de verbos que tenía delante (mal, claval, mal, la chuleta se escribe en el boli bic, no en una hojita de papel, que luego la vas a sacar y te pones a sudar como un cerdo y te pillo) y de pronto caí en la cuenta que ahora soy el enemigo. Ahora estoy al otro lado. Ahora soy la seño, la profe, la maestra... "la de francés".
Ayer estuve con la señora que ha hecho un libro de texto y ya no tenía ganas de matarla, sino de preguntarle cómo reforzar la fonética...
Soy una traidora a mi pasado, he cruzado la línea.
Tú! el de la tercera fila... sí, tú! Que sepas que tienes un punto menos...
Cagoendiez, lo que yo me hubiera odiado.

Comentarios

  1. Sé justa con los chiquillos. Enséñales porque está mal copiar y quizá algún día lo recuerden. Ahora puedes ayudar a crear adultos responsables.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecillo, mais c'est la vie :P On peut pas faire cettes choses!!! ¿De verdad le quitaste un punto menos? Si va a ser verdad eso de que los profesores nos quincan perfectamente cuando copiamos, pero no nos dicen nada la mayoría de las veces por vergüenza (no sé si ajena o propia) :P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)