Cerquita de cielo


Llueve en el paraíso. Las nubes rozan las montañas que parece que arañasen y el sonido que se produce es el de los truenos. Llueve y hasta hace un poco más de fresco, o un poco menos de calor, según se mire. Es tan subjetiva la temperatura...

Así que salgo a pasear, bajo mi paraguas de flores de la tienda de los 20 duros. La gente se refugia en los soportales y la lluvia cae, poco a poco.

No será hasta la noche cuando llueva más fuerte.

Hace tanta calor y humedad que estoy aprendiendo a ver las nubes como algo natural y muy cercano, enganchadas a las montañas del paisaje.

Aún me resulta extraño, cuando voy por las mañanas hacia el colegio, y veo que tengo delante una montaña, un volcán dormido. La isla está llena de cráteres de todos los tamaños. Y la gente de aqui cree que 50 años es mucho tiempo, será que aquí es todo tan tranquilo que el tiempo pasa despacio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)