Pintura de uñas y choque generacional

Esta mañana, mi madre y yo nos plantamos en El Corte Inglés.

En el estand de Chanel, mi madre prueba diferentes eye liner (se pronuncia como se lee) mientras que yo, juguetona, me pruebo la pintura de uñas que me ha llamado la atención: negra.

Es negra. No es rojo oscuro, no es el rouge noir que tanto se vende desde hace unos años, no es burdeos intenso. No. Es negra.

Miro alucinada el efecto de la uña negra en mi mano blanca. En esa mano que no prueba el sol desde principios de agosto, aquél día que llegué a la playa a las 7 de la tarde y me paré en el chiringuito a merendar.

Mi madre, muy generosa ella, me da su opinión de forma gratuíta: Es horrible. Chabacano.

- Pues a mí me gusta-pienso. Pero suelto algo muy diferente:- pues a mí no me gusta que lleves los ojos siempre pintados de azul y me callo.

Mosqueo. Evidentemente. Por parte de mi madre, evidentemente.

Dos horas y un cotilleo en la sección de zapatería después me decido. Que sí, que me gusta el negro. Que me lo llevo. Pero la versión barata. Por favor, 30 euros por una pintura negra que apenas me atreveré a llevar. La versión barata me sale a 6 euros (excesivo por lo fea que es, opina de nuevo gratuítamente mi progenitora).


En casa, con mis uñas negras negrísimas, recibo a mi sobrina (1º de ESO) preadolescente, que tiene la talla 32 del berska y todo le queda ideaaaaal.

-¡Mira mis uñas! ¡negro, tía!

- Qué guaaaaaaaaaaaaaaaay! Jo, mi padre seguro que no me deja.

- ¿ves, mamá? es guay. El negro es guay (repito para mí misma).


Ahora me pregunto, ¿me parecen guay mis uñas porque tengo más de 30 años menos que mi madre, o porque estoy envejeciendo a lo Obregón, con poco estilo y menos dignidad?

Comentarios

  1. Pues mira mi opinión es la siguiente: yo el año pasado nosé a cuenta de qué ni a santo de que razón vi un día la pintura de uñas negra y digo... ahora mismo me la compro y allá voy allí tengo mis unñas de los pies durante todo el verano y parte del otoño pintadas de negro y tú sabes ese rumor de::: uyyy qué color hija, parece que estás muerta.jajaja
    Asi me pasé el verano pasado, pero resulta que este verano cada vez que mira hacia los pies de alguien veo sus uñas pintadas de negro y me pregunto: será que todo el mundo se fijó de mi el año pasado, o es que voy un año adelantada.
    Asi que este año voy a medias... Besoss y gracias por tus risas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal