Malo... malo...

Cuando me noto la garganta rara, malo.

Cuando, además, no me apetece enfriarme, malo.

Cuando después de todo eso echo otra manta en la cama, malo.

Pero lo que puede ser indicativo fiabilísimo de que me he resfriado es que no me apetezca ni desmaquillarme como debe ser, ni mucho menos echarme el tónico en la cama y luego encremarme. Malo malísimo. Miara que soy rara.

Veremos a ver mañana, cómo amanezco.

Comentarios

  1. Yo puedo predecir mis catarros y constipados con una semana de antelación. Los veo venir a la legua.

    Mejórate.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)