El Canon del diplomado en paro

Los diplomados en paro tenemos que pagar un Canon aún más grande y miserable, si cabe, que el que nos impone la SGAE por respirar.

Tras dos años de oposiciones y uno de la carrera de Pedagogía por la UNED, me encuentro con un regalito, localizado sobre todo en los muslos y la cintura a modo de grasa.

Peso pre oposiciones: unos 53 kilos
Peso post oposiciones: 65 kilos

Gracias al gimnasio y a matarme de hambre he bajado hasta los 61'5.

¡Qué lejos estoy aún de mi habitual talla 38-40!


El Canon no acaba ahí, no. Sumemos la incomprensión social que genera acercarte a los 30 y no tener trabajo, a estar en casa estudiando, a no casarte (hasta el moño ya de la preguntita).

Pues veréis: para mi NO es una opción irme de alquiler a pasar penalidades y trabajar vendiendo chorizos en el Carrefour.

Hace pocos días, alguien me dijo:

"¿Y por qué no te casas?"

"Es que yo no trabajo, y mi novio no está fijo"

"Pues así me casé yo, y nos fuimos de alquiler. Bueno, cuando Pedro se quedó parado lo pasamos fatal y nuestros padres nos tuvieron que pagar el alquiler´y además ya teníamos la niña... no me quiero ni acordar... Pero luego te alegras"

Tiene tela, ¿eso me desea la gente? ¿es eso un modelo a seguir? Porque, sinceramente y aunque es una opción más que me parece respetable, yo no lo hago ni loca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal