Yo, versión 2.0


(Escribo mientras veo Cambio Radical)


Alguien que vivió en Argentina me dijo hace unos años:


- Allí quien no tiene un cuerpazo se lo está haciendo.


Justo justito como las de la tele.


Hay que ver las conversaciones que tenemos las mujeres. Y los hombres se creen que sólo criticamos. No es cierto, también hablamos de dietas. Y de hombres, pero eso irá en otro post. Esta tarde estaba yo en la playa (ventajas de vivir en Canarias), tostándome al sol y cuando salí del agua me había llamado mi amiga Elvi. Así que yo, al devolverle la llamada, hago la pregunta de rigor, con verdadero interés: ¿Cómo va tu dieta?, ¿Cuánto has perdido ya?

Y es que nos encaaaaanta. Hablamos de las dietas, de las pastillas de alcachofa, de glucomanano, la carnitina... Los brevajes raros que le van genial a la amiga de la amiga y se hacen con un jugo de limón, apio y unas cuantas cosas por el estilo. Y quien dice hablar de dieta habla de anticelulíticos: el Thiomucase, los parches de Roc, las bandas de Lancôme...


¿Estamos obsesionadas? Puede, probablemente. Casi seguro. Yo, desde luego, sí. Así que he decidido reinventarme, hacerme un cambio radical e invertir en mi misma. En versión barata y sin cirugía, claro.


Por ahora ya sustituí las gafas por las lentillas deshechables. Y es que no falla, si quiero pasar totalmente desapercibida por la calle, que no me mire nadie, así lleve un escote por el ombligo sólo tengo que llevar las gafas puestas. Al menos en mi tierra no falla, si paso por una obra sin las gafas me comen y, paradójicamente, cuando llevo puestas las gafas y veo a los obreros de forma nítida... me vuelvo invisible. Mola, echaré en currículum en la escuela de Xavier, para jóvenes talentos.
No hay día en que no agreda a mi celulitis, con los parches de Roc, el Thiomucase, el anticelulítico de Garnier... A ver si capta que no es bienvenida y se larga. Por ahora sólo está más pequeña, si lo miro de una forma optimista. En fin, paciencia.
La dieta me trae por la calle de la amargura. Estoy de comer pollo más que harta. Necesito recetas ya, para hacerme a la idea de que como algo diferente. Apunte para mejorar: introducir pescado. Parece que me veo más escurridilla. Parece. Tendré que empezar a controlarme el peso. No me he pesado porque me da canguelo, lo reconozco.
Blanquearme los dientes. Le he pedido a Natalia que me pida presupuesto en donde trabaja su prima. Y si me entra en el presupuesto me lo hago. Faltaría más.
Ahora que me acuerdo, el otro día, dando clase en un primero (6 años) una niña se me acerca y me dice: Pues me gustas más con gafas. Toma ya, esfuérzate en meterte el dedo en el ojo todas las mañanas para esto.

Comentarios

  1. No se si saldrá repe porque el blogger me sale en Holandes y no lo domino mucho, en todo caso, vuelvo a poner lo que habia tratado de comentar:

    Reclamo una Lileth con gafas, para perpetuar durante siglos la estética de azafata del "un dos tres"

    Si eso, dejame las gafas, que se me ocurren muuuuuuuuuuuuuuuuuuchas cosas que hacer siendo invisible (bwa ha ha ha)

    entonces me surge una duda... tan feas son las gafas? Y tan fea te has puesto? porque cuando te conocí eras todo un bombón. (supongo que seguiras igual de wapa, pero como eres mujer, está en vuestra naturaleza decir lo contrario XD)

    Hacemos una cosa, posteas una foto de la Lileth actual y yo posteo fotos mias del carnaval vestido de Playmate

    ResponderEliminar
  2. Tanto un plan como otro me interesan.

    La Lileth que yo conozco esta guapa con gafas, sin gafas y con cualquier cosa que se ponga.

    PD: Por que demonios me sigue saliendo este en italiano? Al menos me queda el consuelo de que el italiano lo entiendo, no asi el Holandes...

    ResponderEliminar
  3. Subís la moral a cualquiera.

    Y no, las gafas son preciosas.

    ResponderEliminar
  4. Ay, que triste, te pones a enumerar anticeluliticos y adelgazantes y yo pensando para mi "no me hace nada, tampoco, nada de nada pero huele rico"... Que honito seria que alguno fuera milagroso!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal

Dress Code para maestras (y maestros)