lunes, 31 de enero de 2011

Otro lunes más, sorpresas a rabiar

La semana pasada me trajo conocer gente nueva, averiguar un par de cosas jugosísimas de mi entorno, un casi esguince y un nuevo resfriado que solamente me ha durado un par de días.

Esta semana sigue el ánimo buenrrollista en el curro, y es que conseguir apoyos para seguir en la dirección trae consigo eso de hacer campaña. Los electores, simplemente, nos dejamos querer. Me temo que más de una sorpresa me voy a llevar, miedito meda.

Esta tarde espero hablar con unas cuantas mamás en tutoría y me sé de ua quese va a llevar una sorpresa desagradable.

Yeso es solamente hablar del lunes...

Y, las sorpresas, como todo, es mejor afrontarlas con buena cara.

Pasad buen lunes.

sábado, 29 de enero de 2011

Características físicas y psicológicas de los niños de 6 años

Las maestras, además de enseñar a nuestros alumnos a leer, escribir y esas cosas, a veces enseñamos a otros alumnos a ser maestros.

Son nuestros alumnos de prácticas de magisterio, que por estas fechas llegan al cole con ojillos asustados y risas nerviosas, muy ilusionados y totalmente ajenos a los años de oposiciones, viajes por Andalucía (a veces por toda España) y... Los que se quedan por el camino.

Una de las cosas que deben conocer al dedillo estos futuros maestros es su objeto de trabajo: los niños.

Así que maestros y maestras de prácticas, ahí van las características físicas y psicológicas del niño y la niña de 6 años:

- Los niños de estas edades manifiestan un profundo interés por cualquier cosa que ocurra fuera del aula: un tractor que pase, el coche de la policía local, y sobre todo los obreros que corten las ramas del árbol que esté delante del aula.

- Han desarrollado un profundo temor y aversión a la sangre propia y un profundo interés por la sangre ajena.

- Si un diente se mueve levemente, intentarán arrancárselo. Luego llorarán y se tomarán muy mal que te ofrezcas a librarles de la pieza dental de "un tironcito".

- Sobre las once de la mañana, todos tendrán hambre. Algunos incluso antes.

- Si les pides que dibujen a su familia y luego la coloreen "din dejar espacios en blanco" a medida que se les canse la mano, misteriosamente empezarán a desaparecer, gracias a la goma, algunos familiares.

- Tienen sordera selectiva ante consignas como "siéntate", "date prisa que no te va a dar tiempo a terminar" o "te vas a caer".

- Los niños y niñas de seis años, sobre todo los niños, tienden a caerse espontáneamente de la silla. No podrán explicar tal hecho. Actualmente se están realizando investigaciones con cámara oculta y contadores geiger para intentar averiguar las causas de este hecho.

- Para los niños de esta edad lo más contagioso no es el bostezo, sino la frase "¿puedo ir a hacer pis?".

- Si vamos de excursión y uno choca con algo, todos los de atrás lo repetirán.

No fallan, son todos iguales, o casi.

martes, 25 de enero de 2011

Manual de ligoteo para el machote del Siglo XXI

En una semana, por mi parte, bien jugosa de cotilleos, me doy cuenta de que el hombre soltero de hoy en día se encuentra, así sin comerlo ni beberlo, con un tipo de mujer fuerte, independiente y mucho más exigente de la que se encontraba con 20 años. Seamos sinceros, porque buscar pareja pasados los 30 es mucho más chungo que cuando vas a la facultad.

Y una, que tiene una vena celestina bastante potente, se plantea esos consejos y trucos que debe seguir cualquier machote de hoy en día para conseguir a la Carrie de sus sueños.

Manual de ligoteo para el machote del Siglo XXI

1- Viste bien.

No buscamos un modelo, pero sí alguien que vaya con la ropa limpia y bien conjuntada. No hay excusas, porque si vas a una tienda en la sección masculina te dan muchas ideas. Las buenas amigas también pueden aconsejar si las gamas cromáticas no son lo tuyo.

Además, últimamente las reglas fijas de "nunca azul marino con negro" han dejado de valer y si encima tenemos cuenta que también hay que combinar volúmenes y tejidos entendemos que os perdáis.

2- Pelos controlados.

No pedimos que os hagáis la cera, pero el corte de pelo al día (cada uno con su estilo) y nada de pelo en sitios extraños, tipo cuello o espalda, hombros... Os ayudará al éxito.

Creo necesario recordar a los lectores que los pelos que salen de la nariz y de las orejas son un potente antiafrodisíaco.

3- Fantas sí, pero cuidado.

Ir de pagafantas tiene su aquel, pero ten cuidado: la fanta debe ser consumida en tu compañía. Si la chica acepta la invitación y se va con sus amigas... No te vas a comer nada. Ni con esa Fanta ni con la quinta.

4- Sé sincero.

Por mucho que lo digan en las revistas masculinas y en el Cosmopolitan, está muy usado eso de "tu pelo es muy bonito" o "qué zapatos más sexy llevas". Sé sincero, mira a los ojos y si no sientes algo no lo digas, porque olemos la mentira como los tiburones la sangre en el agua.

5- Sonríe.

Un tío simpático gana muchos puntos. Ojito, ser simpático no es ser la estrella del Club de la comedia, así que no cuentes chistes sin control que no nos hace gracia.

6- Regalos sí, pero investiga.

Lo de las bombones y las flores funciona... Con las mujeres a las que les gusta recibir flores y bombones. Solamente.

Personalmente valoro más un par de zapatos de Zara que un ramo de rosas rojas. O una barra de labios.

Vaya, que antes de intentar tener un detalle romántico te molestes en saber qué es lo que le gusta a la chica.

Ojo, si ella ama las flores esmérate y no le compres los ramos ya preparados del Carrefour, que quedan un poco cutres con ese plástico.

7- Gánate a las amigas.

Es una ley universal. Si quieres a una chica, tienes que caerle bien a las amigas. Así que ánimo y a los leones.

8- Somos especiales, que te quede claro.

Ni se te ocurra entrarle a más de una a ver cuál cae. Nos sienta fatal. Decide y ve a por una a saco, como si te gustase de verdad.

Si metes la pata y nos damos cuenta de que has entrado a más de una sabremos que vas "a lo que vas" y nos aseguraremos de que no te comas una rosca, ni hoy ni en los meses siguientes. Las mujeres tenemos una red de intercomunicación que ríete tú de los árboles de la peli de Avatar, así que cuidado con lo que haces porque tu larga época de sequía puede no ser una casualidad.

9- No nos des la brasa.

¿Te gustaría que en una cita diseccionáramos cada sección de la revista Vogue del mes? No. Pues no nos des la brasa mucho rato con fútbol (a menos que nos guste), tu trabajo, tus proyectos de convertirte en una estrella del rock con tu grupo de garaje y esas cosas.

No seas pesado, vaya.

10- Ten seguridad en tí mismo.

Yo tengo una mirada de asco especial que dirijo a los que se me intentan acercar en un bar. Mi mirada de asco empieza en la cara, recorre el cuerpo del chico hasta los pies, agudizo la expresión de asco y hago un giro de 90 grados con el cuerpo. Ojo, 90º. Lo suficiente para volverme, no lo suficiente para enseñar el culo. Capisci?

Todas las mujeres tenemos esa mirada gélida así que si la chica ha aceptado hablar contigo ya tienes mucho ganado; fuera timideces.

Y... 11- No nos babees.

Si consigues besar a la chica, no la babees. Da mucho asco.

Mucha suerte, machote ligón.

lunes, 24 de enero de 2011

Los niños son así, siempre.

Da igual lo buenos, guapos y encantadores que sean tus hijos. Con visitas delante siempre te dejarán en evidencia.

Pues a las maestras nuestros alumnos nos hacen lo mismo.

Mis niños y niñas, por regla general, son unos santos que cuando les suelto un "no te muevas que te veo las intenciones" vuelven a depositar su culo en la silla y siguen con la fichita. Cuando ellos y yo estamos a solas no se escucha una mosca, solamente se levantan a sacarle punta al lápiz o a coger la goma que, saltarina, se ha perdido no se sabe dónde. Hacemos la fichita en paz y armonía, nadie le pega sopapos a nadie y hablamos por turnos levantando la manita.

Pero ¡ay, desgracia!, cuando tengo visita en clase mis niños se transforman en pequeños seres irracionales que hacen todo eso que en la vida se me hubiera ocurrido.

El otro día, con dos invitados en clase, me pasó.

A, que habitualmente me pide muy fisnamente ir al baño en francés me soltó un "me estoy cagando". Así, tal cual.

I, a la que su timidez le impide hablar, se levantó de pronto sangrando por la boca como un extra de una película de serie B de terror porque se había arrancado un diente. Repito: ARRANCADO. Mi falda de vuelo y sus manchas sangrientas están ahora esperando turno en la cesta de la ropa sucia. Lo dicho, ser maestro no es algo que pueda desempeñar alguien demasiado aprensivo.

V, normalmente más pacífico que Gandhi le pegó una torta y un pellizco a su compañera G, que me lo dijo a gritos.

D, que normalmente hace malabarismos sobre su silla y se mantiene sobre ella, inexplicablemente se va sonoramente al suelo estando quieto. Sí, estado quieto.

Y yo le pregunté:

- Pero D, ¿cómo te has caído?

D se limitó a mirarme desconcertado y a encogerse de hombros.

Mis invitados me dijeron:

- Tú aquí no te aburres.

Y ahora explícales que eso tampoco es lo habitual...

Lunes de frío, que no me quiten lo que es mío

Menudo fin de semana de fresquete que hemos tenido, ¿eh? Hoy me he puesto un jersey gordito para ir al cole porque por la mañana tenemos la calefacción, sí, pero a medio día la quitan y cuando cae la tarde no veas el colegio cómo se pone de frío, y calculo que hasta las ocho de la tarde voy a estar atendiendo a madres. En fin, mis lunes son así.

Anoche tenía pensado hacer una entrada en plan "trabaja tu lado optimista y positivo", a lo Gadirroja, pero los hechos de primera hora de la mañana (despertarme una hora antes gracias a las alarmas repetitivas del despertador de otro ¬¬) me han hecho replantearme el propósito de la semana, que tampoco está tan mal si lo miramos bien: Dormir.

Dormir no por dormir. Dormir en plan cocoon, en plan autocuidados, con nuestras cremas y en plan cómodo, aprovechar los momentos que tenemos para estar descansadas y relajadas. Porque nadie que no duerma bien rinde de día ni mucho menos está relajado.

Y como no quiero terminar así...


Sino así:

Prometo con la mano sobre el libro de maquillaje de Bobby Brown que antes de escribir estas líneas ya he pasado por las manos mágicas de Estée Lauder, Chanel, Guerlain y MAC... Entre otros.

La semana cocoon ha comenzado, ¡que nos cunda!

Feliz lunes

domingo, 23 de enero de 2011

Clonando a Isabel Marant... ¡Viva H&M!

Pruebas de la clonación:

Isabel Marant

Clon de H&M ya disponible en tiendas:


Yo no tengo dudas del clon, ¡Carmeron, que estás muy dormida últimamente con los clones!

sábado, 22 de enero de 2011

Conclusiones semanales II: Se está gestando una nueva sección.

Me veo venir que las conclusiones semanales son ya un clásico, como las alegrías de los lunes. Y es que los sábados por la mañana inevitablemente hago balance del sufrimiento y las experiencias semanales.

La reflexión semanal la hice anoche, volviendo de un evento laboral para el que me tuve que arreglar, pasar frío y pasarlo bien porque una es positiva con todo.

Mis conclusiones semanales son:

- No importa lo grande que lleve el bolso, siempre lograré llenarlo y sentir que me falta espacio.

- Quien es un impresentable sobrio lo es todavía más con dos copas encima. Como dice mi novio, que de atender borrachos en Urgencias sabe mucho, el alcohol desinhibe, pero no cambia personalidades.

- No trabajo en un colegio, sino en GH. Creo que el equipo directivo usa verdaderamente las cámaras de seguridad para saber lo que hace el profesorado. Nota mental: no volver a bailar por el pasillo aunque crea que estoy sola.

- Cuando todo parezca ir bien un alumno se arrancará un diente a propósito y sangrará por la boca como un cerdo.

- Hay mañanas en las que ni la plancha ni el rizador pueden con ese desastre que llaman "cabello".

- Independientemente del optimismo con el que lo afrontes, el lunes siempre es interminable y devastador.

- Cuando vayas de rebajas, aunque lleves una lista cerrada de lo que necesitas, corres el riesgo de volver a casa con algo que ni esperabas ni necesitas.

- La ropa sucia del cesto hace cosas sucias y tiene hijitos en forma de calcetines y ropa interior.


La semana me ha dado de sí, al menos en estas cosas...

lunes, 17 de enero de 2011

Y mañana... ¡El drama!

Temiéndole estoy al día de mañana y es que a primera hora nos vienen del centro de salud a vacunar a los niños... Sí a mis tiernos niños, mis tiernos y llorones niños.



Porque tienen seis años, y eso de las vacunas da mucho canguelo...

Mañana voy a tener que consolar a mis pobrecillos...

Lunes en enero, pensemos en lo que queremos lograr primero

Tengo una amiga que cada vez que se pone a régimen termina autoboicotea, y hace lo mismo cuando empieza a estudiar algo con eso de "yo no puedo" o "yo no soy inteligente".

Eso del autoboicot es algo muy femenino o, al menos, me da la sensación de que las mujeres solemos hacerlo a menudo, mientras que los hombres no me parecen tan dados a semejante estupidez.

Señoras, seamos sinceras; hay muchas cosas que no dependen de nosotras pero hay otras muchas que podemos controlarlas perfectamente a base de tenacidad, constancia y... Mucho esfuerzo, sí. Porque regalar no regalan nada.

Así que mi propósito de la semana es pensar algo que quiera conseguir y comenzar a poner los medios, dar los primeros pasos para encaminar mi vida a conseguirlo.



Como poder se puede, ¿verdad Patri?

Feliz comienzo de semana...

domingo, 16 de enero de 2011

Premisas que se han de cumplir para ser un verdadero hombre

Últimamente, con todo esto del hombre metrosexual y tal las mujeres estamos teniendo muchas dificultades en encontrar un hombre hombre, un machote, vaya. Que te ves las fotos de las colecciones de ropa masculina de Mango, Zara o Blanco y la masculinidad brilla por su ausencia y eso a las mujeres no nos gusta nada.

Porque hay muchos heteros, mucho chico mono, pero lo que se dice un hombre, pues no.

Con la ayuda de mis amigas os ofrezco una lista muy útil. Para las féminas esta lista es útil para saber esas cosas que se debe buscar en un buen machote (para saber reconocerlo) y para los chicos con esas cosas que uno ha de tener para ser un verdadero macho men.

Un machote:

- Hace la compra, aunque lo mandes con un carrito de la compra de florecitas, como el del anuncio nuevo de Carrefour. Siempre, a la vuelta, habrá añadido algo útil a la lista inicial, como cerveza en botellines.

- Huele a hombre. Un hombre hombre huele a hombre, no a colonia. Ocasionalmente puede usarla, pero será muy masculina. Ojo, oler a hombre no es oler mal. Los machotes huelen bien per se, a hombre limpito. Un hombre que huele a hombre gana puntos. Nota a los incautos: El desodorante AXE huele que apesta, no caigais en la publicidad engañosa, y tampoco en la del Bruno Banani.

- Tiene barba (opcional). A más mujeres de las que se piensan los machotes nos gustan las barbas así que si te sienta bien adelante. Los hombres de verdad tienen pelo, pero no son osos. Pelos en la espalda, los hombros y tal no, por favor.

- Entiende la necesidad vital de las mujeres de ir de compras, y cuando pidamos opinión con respecto a cómo nos queda algo SIEMPRE estaremos fantásticas. El que da detalles dando la opinión es sospechoso de ser gay, se siente.

- Quiere mucho a su madre, pero en la distancia. Los verdaderos hombres han sido destetados y van por la vida de forma independiente.

- Le gusta el jevi. Un hombre al que no le gusta el jevi no es lo suficientemente hombre.

- A veces tiene moto. Si es de gran cilindrada, viste de cuero y/o es una Harley da muchos puntos.

- Debe saber ejercer la escucha activa. A las mujeres nos gusta hablar, y el verdadero machote debe escucharnos de verdad, no hacer como que lo hace.

- No le mira el culo (ni nada) a las demás. Su novia es su diosa, que para eso se ha comprometido.

- Es puntual. Y no le importa esperar mientras terminas de arreglarte.

- Jamás tarda más en arreglarse que tú, porque un machote no lo necesita.

- Debe notar cuando te has hecho algún cambio de look lo suficientemente grande. Vale que se le pase cuando te cortas las puntas, pero si eras morena y apareces pelorroja debería darse cuenta y notarte más guapa.

- Serán manitas y lo demostrarán. de nada sirve un machote manitas que no te arregla nada...

- Te encuentra guapa aunque estés en pijama, mal peinada y resfriada. Y te lo hace saber.

- Tiene un físico variable. Hay machotes altos, bajos, delgados y hasta machotes con kilos de más. Pero un verdadero machote NUNCA tendrá más tetas que su novia.

* Nota aclarativa: las féminas autoras de esta lista están bien dotadas, por lo que ignoran si este punto es pasado por alto por las chicas que no puedan presumir de lo mismo.

- Disfruta con los niños. Un machote con un bebé en brazos en doblemente machote.

Ejemplos prácticos de machotes:



sábado, 15 de enero de 2011

Formas creativas de aumentar la familia

Como ya estuve comentando, esta semana en el cole hemos hablado de la familia. Tema sensible, lo sé. Como también sé que hay niños de padres divorciados, niños de padres viudos... Pues he incluído a las nuevas parejas de papá y mamá dentro de la familia porque "nosquieren y nos cuidan" y he mantenido la afirmación de que es el cariño lo que fabrica las familias. Así que a veces cuando papá y mamá no están juntos en vez de romperse la familia, pues crece porque viene gente nueva a dar cariño. Los hijos que han vivido esta situación están súper de acuerdo.

Los nenes de padres divorciados se mostraban de acuerdo en que se seguía siendo una familia porque aunque papá y mamá ya no están enamorados se siguen queriendo "porque quieren a los hijos". Todo bien, por tanto.

En esas estábamos cuando J interviene:

- Pues mis papás se pelean mucho.
- Pero eso es normal en la gente que se quiere - pienso que menudo papelón el mío- porque cuando se pasa mucho tiempo juntos a veces nos peleamos, pero nos seguimos queriendo.
- Sí que se quieren mis papás, sí... Y se pelean por la mañana, "por a medio día", también por la tarde... A veces cuando estoy acostada los escucho pelearse... Y lo mismo crece la familia, porque el otro día mi mamá le dijo a mi papá "¡PUES VETE CON TU NOVIA!"...


Os prometo que estoy deseando terminar el tema este de las familias porque me estoy enterando de unas intimidades muy desagradables.

viernes, 14 de enero de 2011

Conclusiones semanales

Pese a que ya no paso tanto tiempo a solas conmigo misma en el coche como otros cursos, sigo siendo muy dada a la reflexión. A ello ayuda mucho una vida laboral donde se tiene más bien poco que compartir con los compañeros (son algunos, pero con los que más me tengo que relacionar), así que aprovecho los recreos para ponerme al sol y pensar.

Y a veces lo consigo y hasta saco conclusiones. Mis conclusiones de hoy, con respecto a lo vivido esta semana son:

- No importa lo vago que yo considere a algún compañero de trabajo. Siempre encontrará la forma de superarsse a sí mismo.

- Si se invirtiera el mismo esfuerzo en la producción que en el escaqueo otro gallo le cantaba a este país.

- No importa el esmero que ponga en pintarme las uñas. Nunca secarán a tiempo y las estropearé al acostarme o al hacer pis.

- No importa lo decidida que esté a quedarme en casa descansando y reponiéndome, siempre me puede llamar Wira y sorprenderme diciendo eso de "me visto y voy para allá".

- No importa el interés que tenga en hacerme con una paleta vacía para sombras de Art Decó. No existen, y por eso siempre van a llegar o acaban de agotarse. Debería resignarme a tener para siempre las sombras sueltas.

- En cuestión de salud, hoy estás arriba y mañana abajo. Y siempre habrá alguien malintencionado que se crea que estás enfermo o enferma porque te da la gana, y te digan en tono enfadado "Siempre estás malo". Y no lo digo por mí, es que de verdad que hay gente que piensa que los demás enferman a mala leche.

- No importa lo que lo intente: 24 horas no son nunca suficientes.

- Maestra zen es igual a niños zen.

- El día en el que menos te arreglas es el día en el que te encuentras a esa gente a la que hace años que no ves.

- Puedo recordar nombres de cosméticos de Chanel, de Mac... Pero cuando en vez de un nombre es un número me resulta imposible retenerlo en mi memoria (¿existe la dislexia para los números? porque me bailan en la cabeza).

- Da igual que sea invierno o verano. La compañera que huele a sudor invariablemente olerá a sudor.

- Da igual que en tu blog enseñes bolsos de Chanel o CH. Puedes tener un estilazo, un tipazo y un dineralazo y escribir como una palurda.

miércoles, 12 de enero de 2011

Yo sospecho, tú sospechas, él sospecha...

Madres del mundo, sepan por la presente que gracias a sus hijos las maestras sabemos todas sus intimidades. Luego no digan que no les avisaron.

Este enero estamos empezando a explorar en clase eso que llaman familia. Eso que define el libro como los papás, las mamás y los hijos. Pero que mis alumnos extienden, como es natural a tíos y primos, abuelos y algunos los novios o nuevos maridos y esposas de papá y mamá. La vida es así.

Y ya puestos nos hemos dado cuenta de que la familia es un grupo de gente que se quiere mucho y se cuida, y que a veces en vez de un papá y una mamá hay dos papás o dos mamás, como los amigos de los padres de J que se querían tanto que hasta se han casado.

Tocado estos puntos hemos pasado a hablar de que, por regla general (hemos hablado de las adopciones) los hijos y las hijas se parecen a su familia, normalmente a los papás y las mamás. Todos de acuerdo, hemos pasado a comentar uno por uno a quién nos parecemos, bien porque lo pensamos o bien porque la gente nos lo dice mucho.

M- Yo me parezco a mi abuela Fulanita.
J- Yo me parezco a mi padre.
P- Yo también me parezco a mi padre, pero tengo el pelo igual que mi madre.
JO- Yo me parezco a mi madre, pero la risa es como la de mi hermano.

J- Pues a mi no me lo han dicho, pero lo he escuchado, que me parezco mucho mucho a un primo de mi padre que era muy amigo de mi madre.

Yo- Un primo de tu padre.
J- Sí, que era muy amigo de mi madre, pero creo que se enfadaron o algo y no viene a casa.
Yo- Ya.

Y cambié de tema.

Trabajando en horterilandia

Siempre he vivido en una ciudad. Pequeña, vale, pero ciudad. Y mis padres nunca me han llevado a "su pueblo" porque no son de pueblo, así que cuando en el colegio mis amiguitas me decían que habían pasado el fin de semana o las vacaciones en el pueblo a mi me llamaba tremendamente la atención.

Y antes de comenzar a trabajar le decía al Señor X cosas como "Dios me va a castigar y me va a mandar a trabajar a pueblos chicos". Y lo hizo. Y no fue un castigo; de hechco me encanta trabajar de maestra de pueblo.

Cada uno de los pueblos por los que he pasado tiene su carácter especial, su gente, me refiero. He pasado por pueblos acogedores, llenos de gente protestona, de gente pesada, de gente agradable... Pero este año es el primer pueblo en el que trabajo en el que la gente es, en cuestión de moda, totalmente retrógrada... Y hortera. Mucho.

Trabajo en horterilandia.

Ojo, no es el primer pueblo que me encuentro donde las tendencias parecen no llegar, pero es el primero en el que se escandalizan cuando una tendencia llega al fin y eso, para una fashionista como yo que se lo pasa pipa por las mañanas cuando elige la ropa pues es un palo.

Hubo un día en el que decidí que ponerme un turbante de lana a lo Withney Port (porque además hacía mucho frío) era lo más de lo más.

Tal que así:


Ideal, ¿verdad? Pues no. Y no digo yo que a todo el mundo le tenga que gustar pero...

- ¡Oisssh! ¡Si parece que lleves una venda en la cabeza! jajajaj.
- Parece que te haya pasado algo.
- Menuda cosa más rara, agh.

Y esas cosas.

Un pueblo en el que la gente va a llevar y recoger a los niños del colegio en bata, pijama y zapatillas, en el que a ir a Sevilla de compras lo llaman "ir de viaje", en el que los hombres de más de treinta y cinco años viste con pantalón de pana (cero estilo, de verdad de la buena) y en el que ir de compras a Huelva, a Zara parece una excentricidad (y están a veinte minutos de coche de la capital)... El colmo del estilo de mis compañeras nacidas en el pueblo es ir vestidas de un color. De un SOLO color. Por ejemplo, el morado. Chaquetón morado, jersey morado, camisa morada, pantalón morado, calcetines morados y zapatos... de deporte blancos. ¿A quién tienen de icono de estilo? ¿A la mujer de rojo de Evax?

Pues eso, horterilandia.

martes, 11 de enero de 2011

Vuelta al cole, vuelta a mi rutina

Soy de esas personas que, en parte, aman las rutinas. Ojo, no es que me entusiasme madrugar, pero tengo la suerte de tener un trabajo que me hace sentir útil, así que la vuelta al trabajo, bien mirado, tampoco está tan mal. Además, me ayuda a llevar una vida ordenada.

Ayer volví al cole después de las vacaciones de navidad y aunque alguna compañera apuntaba a que ese día en el pueblo se tenía por costumbre no llevar a los niños a clase a mí no me faltó ni el tato. Curiosamente ninguno trajo sus juguetes y el único rastro de la venida de los Reyes Magos fueron un par de mochilas, gigantes y con ruedas.

Se ve que traían sueño porque venían todos muy tranquilitos. Los escuché pacientemente al entrar y le dedicamos más de media hora a hablar de las navidades y los regalos de cada uno así que cuando nos dispusimos a trabajar todo fue como la seda. Lo único malo es que me han bajado el ritmo terriblemente así que se hizo poco, pero se hizo.

Hoy, sin embargo, la cosa ha sido muy diferente. Ya anoche se ve que se acostaron a hora decente y a las nueve y media ya había uno que me había destrozado los nervios hablando (no para). I me ha aparecido con una cajita de música rosa que ha sonado cada vez que me he descuidado y C.... C me ha aparecido con un mono de peluche (también era mecánico cuando le dabas a un botoncito) que daba auténtica grima y que he tenido toda la mañana en la estantería al lado de mi mesa, que me miraba con auténtica mala leche y que soltaba pelusa cuando te lo pegabas al cuerpo, así que me he sentido más vigilada que con el inspector de zona haciéndome una evaluación.

Curiosamente mi charlatán está más callado que nunca y no sé cuánto tiempo le durará la buena racha, pero espero que mucho. A cambio de este hito memorable,  tres chatinas que eran unas santas han venido totalmente amarujadas y se me pasan la mañana charlando, así que no me va a quedar otra que cambiarlas de sitio y ponerlas lo más lejos posible entre ellas, a ver si así retoman el buen camino. Pues buena bronca les he tenido que echar yo, vaya. Como mañana sigan en las mismas veremos.

Con el nuevo planteamiento que me he hecho de las clases me he liberado tiempo efectivo para atender en exclusiva dentro del aula a los tres prendas que se me han quedado atrasados (porque con el planteamineto de clases de antes les podía prestar mucha menos atención). Por ahora estos dos días puedo decir que triunfazo total, aunque el niño que tengo con "un poco de problema" (merece un post aparte) me ha soltado hoy que estaba cansadísimo de trabajar. Este, nada más entrar ayer me soltó que "no he hecho NADA en las vacaciones porque he estado malito", y tosió forzadamente un par de veces. Una declaración de intenciones, vaya.

Otra de mis atrasadillas ha venido estupendamente de casa, se ve que han trabajado con ella porque ha empezado a hablar. Teniendo en cuenta que lo único que le he escuchado de aquí para atrás ha sido "pipí" es un avance. Su problema ahora que les estoy metiendo la suma es que lo de contar lo lleva de pena y lo de poner tres o cuatro dedos o los que sea se le da fatal, así que me las veo y me las deseo para que junte dos deditos de una mano, dos dela otra y podamos contar que juntos suman cuatro.

¿Os he icho que tengo un superdotado? Pues sí, diagnosticado y todo, sí, sí, y que me mira raro cuando hago bromas infantiles. Pues hasta los inteligentes de libro hacen absurdeces. Hoy, se me levanta y me dice que está sangrando por la boca, lo miro y es uno de sus dientes delanteros.

- Pero, este diente que se te mueve... ¿Tú te lo has tocado?
- Sí- Me dice, y me suelta una media sonrisa.
- Vaya, que te has intentado arrancar el diente tú solo.
- Sí.
- Pringao- Le digo- Pero si lo tienes todavía muy sujeto... ¡Por eso te has puesto a echar sangre! ¿Quieres que te lo termine de quitar¿ - Que diga que no, que diga que no....
- No.
- Pues ve a enjuagarte la boca, anda, menuda ocurrencia.

En la media hora que quedaba de clase dos más lo intentaron.

Menuda modita como esto prolifere. Pues esa ha sido mi mañana.

lunes, 10 de enero de 2011

¡A por el lunes!

Bueeeno, y parecía que no iba a llegar y llegó, el primer lunes del segundo trimestre, ese lunes donde voy a estar todo el día pensando en el tiempo que falta para coger las vacaciones de Semana Santa (no me miréis así que seguro que ya habéis mirado cuándo toca puente), escuchando cómo mis niños me cuentan las cosas chulas que les han traído los Reyes Magos y donde voy a notar el madrugón como si me hubiese levantado a las cinco de la mañana.

Pues sí, hoy vuelvo al cole plena de energía (mental, porque tengo una bronquitis desde el día dos buena buena de verdad y no estoy para fiestas) y con muchísimos planes de actuación. Para empezar, voy a echarme a mis tres descolgados a la espalda y estos las próximas vacaciones leyendo sí o sí.

A mi perrángana la voy a tene bien cerca, porque después de las tutorías me di cuenta de que o le aprieto las tuercas yo, o nada, porque en su casa no le prestan mucha atención.

A mi hablador no sé que hacerle, porque lo de ponerle un esparadrapo en la boca no me parece lo más adecuado...

Y me estoy oliendo desde ya el apretadero de tuercas que nos van a "sugerir" en el colegio por un tema relacionado con el colegio pero totalmente ajeno a la actividad docente (y a mi horario laboral), así que miedito me está dando.

También tengo que decir que vale que llevo una semana, pero que la mayoría de mis chorrapropósitos de año nuevo así que me merezco un premio o una mención honorífica.

Y a todo esto, enfrentemos la semana con buena actitud y mejor cara gracias a unos minutillos bien invertidos por la mañana.

A mi me compensa ese ratillo, la verdad.

Tened buen lunes, buena vuelta al cole y buen comienzo de semana.

viernes, 7 de enero de 2011

Objetivo rebajil

Además de para reponer unos pitillos vaqueros de color negro que rompí hace poco, mi objetivo para esta rebaja van a ser los complementos.

En concreto este tipo de collares babero que alegran cualquier trapillo que una se ponga.

miércoles, 5 de enero de 2011

Odio las rebajas (Ale, ya lo he dicho)

Comenzando con decir que este día 7 de enero, primer día de rebajas, tengo una cita con mi médico para ver si me ponen o no un tratamiento a largo plazo para mis problemas recurrentes de garganta ya está todo dicho. Que paso de ir de rebajas (suponiendo que esté buena y que me entre además en el apretado presupuesto de enero).

Y es que he de reconocer que desde que está la moda de poner las tiendas en época de rebajas desordenadas, en plan de camisas con camisas, faldas con faldas, prendas del año de la pititorra al lado de las cosas que no hemos visto en toda la temporada... ¡Se me quitan las ganas de entrar en la tienda! Así que no digamos comprar.

Parece que además de rebajar los precios se rebaja el atractivo de la tienda, porque en Zara, Blanco y similares es horrible entrar.




Que sí, que de vez en cuando curioseo, pero por regla general no pico nada hasta que ha pasado un tiempo prudencial y lo que van quedando son cosas escogidísimas y verdaderas gangas. Además, como creo que ya he comentado alguna vez, en las rebajas de invierno invierto en prendas primaverales o veraniegas y viceversa, en las de verano compro chaquetas y cosas así.

Sin embargo más que el desorden, de que nos intenten colar impunemente prendas de otras temporadas (y prendas que no hemos visto en toda la temporada), más que las colas en las cajas... Lo que más odio de las rebajas es pensar que si con semejantes descuentos les resultarentable sacarse de encima las prendas leñe, ¿pues qué no se ganarían antes?

Y se me pone cara de tonta; y termino pasando de las rebajas.

martes, 4 de enero de 2011

Queridos Reyes Magos (petición de última hora)

Queridos Reyes Magos:

Sé que lo digo con muy poca antelación, pero es que he cambiado de opinión: No quiero nada de lo que pedí en la carta anterior, lo que quiero, por favor, es no volver a resfriarme ni nada parecido, por lo menos, en seis meses o, en su defecto, que me dure un par de días como a la gente normal.

Gracias.

Fatal que estoy, oyes.

lunes, 3 de enero de 2011

Primer lunes del año, control de daños

Yo el día uno de enero no lo considero el primer día del año. Para empezar porque se debería pasar durmiendo después del juergote (no comiendo en casa de la suegra como hice yo, ejem, ejem), tampoco hay prensa ni hay nada interesante abierto. Vaya, que el día uno de enero es como un día de regalo para descansar y hacer poco.

Sin embargo, mis excesos expuesta a humo, lluvia, frío y humedad duró desde las nueve de la mañana del 31 de diciembre hasta las once de la noche del día uno de enero. Un año, si queremos hacer la broma fácil. Así que resfriada. Y en cama, que es lo único bueno de ponerme mala en vacaciones.

Lo malo es que me quedan bastantes regalos por comprar y no estoy yo para muchas murgas. Espero que el Señor X me eche una mano con las compras.


Hablando de otra cosa, me queda exactamente una semana de vacaciones (vuelvo al cole el lunes 10), así que todavía tengo tiempo de preparar lo que voy a trabajar con mis niños y organizarme las próximas semanas de trabajo.

Así que como tengo tiempo de recuperarme y de hacerlo todo creo que voy a empezar a plicando mis propósitos de año nuevo, voy a tomar una actitud zen y voy a dejarme llevar positivamente por la situación. Que con tantoi estrés puedo quedar igual de calva que Naomi, y no es lo que más me apetezca.

Que os vaya bien la primera semana del año.