Cabra del Santo Cristo

Cabra del Santo Cristo se encuentra en Sierra Mágina, al sureste de la provincia de Jaén. Cerca de Huelma y de Bélmez de La Moraleda.

Desde Jaén se accede a través de la autovía a Granada (Autovía por llamarla algo, pues se encuentra en muy malas condiciones), a través del desvío en dirección a Cambil y Huelma (Salida 59).

Es un pueblo con una población que ronda los 2500 habitantes, de casas de una o dos plantas, y que se encuentra rodeado de montañas y sin nunguna otra población a la vista. La sensación de aislamiento es casi total.

Accedemos al pueblo a través de una carretera comarcal de 14 km, estrecha y que se hiela en invierno. Y es que en este pueblo suele nevar, por lo que no hay azoteas, sino tejados inclinados con tejas muy bien colocaditas.


Para saber más: Página de Paco Serrano, Página de Cabra del Santo Cristo.

Aún ahora, a principios del mes de abril, las temperaturas son bajas y las chimeneas funcionan a pleno rendimiento.

Cabra del Santo Cristo posee un legado cultural e histórico importante, puesto que hay restos romanos y árabes en las inmediaciones del pueblo. En la iglesia del pueblo se encuentra el Cristo de Burgos, una bellísima talla barroca que permanece aquí porque, en su traslado a Burgos se rompió donde lo llevaban. Se resguardó la talla aquí y cuentan que, tras sacarlo en procesión, obró milagros, dejándose desde entonces al Cristo en la Iglesia del lugar.

El pueblo basa su actividad económica en la industria cárnica (elaboración de embutidos), el esparto y el sector agrario (fundamentalmente olivares).

Pese a su aislamiento, el pueblo cuenta con todo lo necesario como para vivir aquí: farmacia, atención médica, caja de ahorros, supermercados... y hasta un hotel recién inaugurado.

Comentarios

  1. Bueno visto asi parece una aldeita, pero con mucho encanto, no??

    Besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi niño no presta atención y se distrae en clase

Dress Code para maestras (y maestros)

Lunes preprimaveral, no vamos del todo mal